Edición de videos de redes y Presentación de la Gala 

Una historia de amor entre el bikini y benidorm. 

El 5 de julio de 1946, el diseñador francés Louis Reard presenta un atrevido traje de baño de dos piezas. La showgirl parisina Micheline Bernardini, una bailarina exótica del Casino de París, que no tuvo reparos en parecer casi desnuda en público y modeló la nueva moda, que Reard apodó "bikini", inspirada en una prueba atómica estadounidense que se realizó en el Atolón Bikini en el Océano Pacífico.

Las mujeres europeas primero comenzaron a usar trajes de baño de dos piezas que consistían en una blusa sin mangas y pantalones cortos en la década de 1930, pero solo se mostraba un poquito de la barriguilla y el ombligo estaba a cubierto. 

Estados Unidos, la modesta pieza de dos piezas hizo su aparición durante la Segunda Guerra Mundial, cuando el racionamiento de la tela durante la guerra vio la eliminación del panel de la falda y otro material superfluo. 

Mientras tanto, en Europa, las costas fortificadas y las invasiones aliadas restringieron la vida en la playa durante la guerra, y el desarrollo de trajes de baño, como todo lo demás no militar, se estancó.

En 1946, los europeos occidentales saludaron con alegría el primer verano libre de guerra en años, y los diseñadores franceses idearon las modas para igualar el humor liberado de la gente. Dos diseñadores franceses, Jacques Heim y Louis Reard, desarrollaron prototipos del bikini en competencia. Heim lo llamó el "átomo" y lo promocionó como "el traje de baño más pequeño del mundo”.

Como una alusión a los titulares que sabía que su traje de baño generaría, imprimió el tipo de periódico sobre el traje que Bernardini modeló el 5 de julio en Piscine Molitor. El bikini fue un éxito, especialmente entre los hombres, y Bernardini recibió unas 50,000 cartas de admiradores. Mujeres enamoradas con su creación tan liberal.

Es el tipo de mirada que podría ir bien en Río de Janeiro, cuya vocación por la provocativa vestimenta de baño se remonta a un alboroto causado en 1948 por tres chicas argentinas que tomaron el sol en la playa con trajes de baño de dos piezas.

En poco tiempo, las mujeres jóvenes y audaces en bikinis estaban causando sensación en la costa mediterránea. 

España e Italia aprobaron medidas que prohibían los bikinis en las playas públicas, pero luego capitularon ante los tiempos cambiantes cuando el traje de baño se convirtió en un pilar de las playas europeas en la década de 1950. 

En 1951 Don Pedro Zaragoza Orts un visionario de esta tierra, con un plan urbanístico muy novedoso y moderno para la época convertiría Benidorm para siempre, principal hecho por el cual es recordado. A pesar de todo, la medida que le ha hecho más popular será la de permitir el uso del bikini en Benidorm en plena época franquista. A raíz de esta medida fue denunciado por la Guardia Civil y posteriormente el arzobispo de ValenciaMarcelino Olaechea, trató de excomulgarlo, actuó con rapidez y decidió pedir una audiencia en El Pardo con el General Francisco Franco. Asistió a la audiencia tras un largo camino en Vespa desde Benidorm y allí solicitó permiso al General para mantener el uso del bikini en la localidad, un permiso que fue dado obviando las denuncias del arzobispado y la Guardia Civil.

En la prudente América, el bikini se resistió con éxito hasta principios de la década de 1960, cuando un nuevo énfasis en la liberación juvenil trajo el traje de baño en masa a las playas de EE. UU. Fue inmortalizado por el cantante pop Brian Hyland, quien cantó "Itsy Bitsy Teenie Weenie Yellow Polka-Dot Bikini" en 1960.

Por las películas adolescentes de "manta de playa" de Annette Funicello y Frankie Avalon, y por la cultura de surf de California celebrada por el rock grupos como los Beach Boys. 

Desde entonces, la popularidad del bikini no ha dejado de crecer.

La revista estadounidense Sports Illustrated publicó su primera edición de traje de baño en 1964.

El mismo año en que el vanguardista diseñador de moda estadounidense de origen austriaco Rudi Gernreich, un nudista abierto, activista gay y defensor de la liberación sexual, introdujo el polémico mono de topless: el monokini - modelado por Peggy Moffitt. Cayó en una tormenta en los años 70 liberales, aunque la predicción de Gernreich de que "el seno se descubrirá dentro de cinco años" nunca llegó a realizarse. 

Hoy en día el término monokini se refiere a los pantalones de bikini usados ​​sin un top de bikini, aunque una versión más original del original vive en los catálogos de Victoria's Secret: el Half-Kini, compuesto por fondos finos que se extienden en un delgado panel central esculpido de tela que termina en cuerdas para atar alrededor del cuello, dejando los pechos expuestos. 

Yo aquí ya pasaría a DOLORES CORTES nos presenta desde los años 50 asta la actualidad. :